Mi Madame Butterfly

Los cerezos ya no están en flor y estamos en época de saborear sus frutos, pero muchas veces, cuando pienso en cerezas, se me viene a la memoria la bonita imagen de Japón.

No es que aquí no tengamos bonitos paisajes con cerezos en flor, pero la estampa, ya tan conocida, de Japón con sus mujeres paseando entre pétalos volando por un bonito parque….. me llena de paz.

A la persona que le hice este amigurumi (también palabra japonesa) es lo que busca, paz y armonía, suena a tópico, pero es así.

Busqué un patrón, pero no lo encontré, así que adapté el de cualquier muñeco. Compré lana de su color favorito y combiné con otro color que le diera armonía y que destaque.

Fotor_143461711527520[1]Fotor_143461786969550[1]

Para las mangas fui tejiendo de manera sencilla a raíz de una cadeneta, las últimas 3 ó 4 vueltas hice un par de aumentos en cada vuelta para darle forma.

El pelo lo ví más complicado. Empecé la forma de la cabeza, pero a la 3ª o 4ª vuelta fuí aumentando hasta ver que más o menos tenía el volumen que deseaba. hice una o dos vueltas mas en la medida deseada y luego fuí disminuyendo hasta hacer una especie de “gorro” muy grande que cosí a la cabeza y rellené. El moño, hice un cilindro hasta tener el tamaño que me parecía bien y lo cosí despues de rellenar.

Fotor_143461807357362[1]
Los adornos y estampado fueron un poco más complicados. El estampado no me gustaba que fuese muy cargado, porque es la primera que hago y porque mirando fotografías de geishas reales vi que los kimonos eran ligeros y elegantes, con poco detalle. Así que me decanté por bordarle alguna flor a juego con los detalles de las mangas y cuello. Para darle ese toque de esplendor a las flores del estampado les cosí unos abalorios transparentes, es un detalle minúsculo pero el efecto es muy vistoso. En las fotografías casi no se aprecia.

Las flores del pelo las hice con una aguja de ganchillo del 10 y el hilo acorde a la aguja. Resultado, unas flores muy finas, delicadas como pétalos reales y de algo menos de un centímetro de tamaño. Al igual que con las flores del kimono, les puse unos abalorios en el centro, esta vez rojos, y el efecto es una flor muy fina y elegante.

Y el resultado final ha sido esta Madame Butterfly, de aspecto sosegado, elegante y armónico, esperando la vuelta de su teniente y soñando con su vida junto a él.

Fotor_143461922615157[1]

L.X.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s