Llegó Carnaval, este año toca Mazinger Z

Linda Xelda

Siempre hubo superhéroes, y todos bien conocidos, pero, sinceramente, este personaje no sé si verlo como superhéroe, pero sí como personaje mítico que marcó a una generación.

Mazinger Z _ 1

Este niño oyó hablar tanto de él que quiso saber un poco más. Les pusieron algunos capítulos del inolvidable Mazinger Z y, como nos ocurrió a nosotros en su época, se lo ganó y quiso ser el gran Mazinguer.

Linda Xelda

Necesité de mucho tiempo y, sobre todo, paciencia, para este disfraz. A esto debo añadir que es un referente para mi y quería hacer a Mazinger del modo mas fiel como me fuera posible. Me puse a buscar imágenes del primer Mazinger y a estudiarlos al detalle; me llenó de ilusión.

Quería una estructura rígida pero no molesta, flexible, así que me incliné por el FOAM, que además los hay de muchísimos colores, y para los detalles usé GOMA EVA .

Linda Xelda

Utilicé como patrón la ropa del niño, como guía y para tener una idea de las dimensiones. Hice 3 partes, por un lado el cuerpo, todo en una pieza, como un mono, luego la cabeza, a modo de careta enteriza y, por último, los guantes, que ya que Mazinger lanzaba los puños, me pareció divertido hacerlos de modo que los pudiera quitar y lanzar. A la gente le pareció un detalle sorprendente, hubo muchas risas.

Linda Xelda

El cuerpo, fue, más o menos, sencillo, al tener una forma bastante lineal no me supuso grandes problemas. Los detalles los rematé con goma eva, que son mas resistentes y mantienen mejor la forma.

La cabeza, distintivo del personaje, fue lo que tuve que trabajar mucho mas. Lo hice por piezas y les fui dando forma para luego montarlo todo. Lo cierto es que el foam es un material muy agradecido para este tipo de trabajos ya que te permite jugar con las formas y realizar estructuras que, con otros materiales, sería casi imposible o mucho mas laboriosos.

Linda Xelda

RESULTADO: un disfraz muy original, único y ¡desconocido!!. Los demás niños se le acercaban al chico para preguntarle que de qué iba, pero todos estaban maravillados con aquel extraño personaje e iban a sus padres a preguntarles quién era y, lo mejor, querían saber más y ser él, EL GRAN MAZINGER Z.

2018-02-11-21-44-13[1]2018-02-11-21-46-38[1]

 

 

 

 

 

 

 

 

L.X.

Anuncios

Los años 20…. por dentro

Después de dedicarle mi último post al estilo de los años 20, me gustaría prestar la atención no solo a lo que vemos por fuera, sino también a cómo se vestían por dentro.

Rasos, encajes, blondas, sedas… todo con un gusto muy exquisito.

No solo la ropa se acorta, también se utiliza menos tela para la lencería.

Hoy en día podemos seguir disfrutando de esta elegancia. En tiendas especializadas en lencería podemos dar con lencería que serán nuestra segunda piel, como la muestra que presento en esta entrada.
Me gustaría agradecer la ayuda a La Flor de la Canela por abrirme las puertas de su tienda y darme libertad para buscar los modelos que quería.

Rasos, encajes, blondas, sedas… todo con un gusto muy exquisito.
No solo la ropa se acorta, también se utiliza menos tela para la lencería.
Hoy en día podemos seguir disfrutando de esta elegancia. En tiendas especializadas en lencería podemos dar con lencería que serán nuestra segunda piel, como la muestra que presento en esta entrada.
Me gustaría agradecer la ayuda a la flor de la canela por ábreme las puertas de su tienda y darme libertad para buscar los modelos que quería.

Los locos (y maravillosos) años 20

Si algo caracteriza el comienzo del siglo XX es el cambio. La I guerra mundial, el sufragio femenino, revoluciones…. son algunos acontecimientos que harán que la sociedad se reforme.

Las mujeres, hasta ese momento, carecían apenas de derechos y estaban destinadas, casi exclusivamente, al matrimonio y la crianza de los hijos. Sin embargo, tras la “Gran Guerra”, darían un giro crucial que cambiaría sus hábitos y costumbres. Es el momento de la liberación en general, y la mujer quiere formar parte de ella.

Como consecuencia de esta liberación la mujer quiere vivir su propia vida, sin imposiciones sociales, quiere descubrir, conocer, disfrutar. En los años 20 las mujeres acortan las faldas y el cabello, enseñando lo que entonces era indecoroso, como las pantorrillas. Se utilizan maquillajes exagerados, no realzan sus siluetas, las esconden bajo prendas holgadas, sin ceñir. Rechazan el corsé. Liberan no sólo su persona, también su espíritu.

En este momento aparece la figura femenina más conocida, las “flappers“. El término “flapper” se dice que tiene su origen en el norte de Inglaterra, para denominar a mujeres de “dudosa reputación”, evolucionando a lo largo del tiempo y atravesando el Atlántico, hasta utilizarla para describir a mujeres de poca vergüenza, adolescentes o mujeres inmaduras.

Se puso de moda en Londres, París o Nueva York en la década de los años 20. La película de 1920 “The Flapper“, con Olive Thomas como protagonista, no hace más que potenciar este fenómeno.

El comportamiento de las “flappers” es extravagante, descarado e independiente. Son mujeres que van a los clubs de Jazz, bailan, beben (estamos en plena época de la ley seca en Estados Unidos), fuman, conducen, hacen alarde de esa independencia sin necesidad de atarse a un hombre… ¡no hay nada que se les ponga por delante!.

La transformación femenina se verá reflejada en una imagen igual de extrema. Se toma como referencia las estrellas de cine, con maquillajes dramáticos con sombras de ojos oscuras, en negro, rojo o morado, miradas lánguidas, palidez en el rostro y labios con forma de corazón (la boquita de piñón) en colores rojo oscuros o granates.

Se consigue el uso de lo que ahora conocemos como maquillaje fuera del mundo del arte dramático de la mano de Max Factor, que hizo posible la comercialización del maquillaje en polvo, rubor, khol y lápices de labios para que todas pudiesen imitar a las artistas del cine y del teatro. En esta época también aparece la laca de uñas y la máscara de pestañas resistente al agua, ésta última es disputada entre las siempre rivales Elizabeth Arden y Helena Rubinstein.

COMO CONSEGUIR EL ESTILO

MAQUILLAJE: Os muestro una pequeña ayuda para seguir 2 tipos de maquillaje, uno más natural, y otro más sofisticado.

PEINADOS: Lo más sencillo es pasar la plancha, un peinado totalmente liso. Si lo tienes largo, se puede hacer un recogido en rulo hacia adentro para simular el corte Bob. Si tienes “maña” puedes hacerte unas ondas de agua, quedan genial.

Ondas de agua

COMPLEMENTOS: desde diademas hasta plumas, apliques con pedrería,… hay en el mercado un gran surtido que pueden valer. Era une época de exageración

QUE LLEVAR: Este invierno de 2018 estamos de suerte si tenemos algún evento relacionado con esta época o simplemente, porque es un estilo perfecto para una fiesta. Están de moda los flecos, hay vestidos de flecos más que asequibles en algunas de las conocidas firmas.

Así que, ya sabéis, a ponerse un buen fleco, unas plumas y ¡¡a dejarse llevar por el ritmo!!!

L.X.

Estilismos

Muchas de vosotras me habéis comentado dudas sobre qué o cómo llevar vestidos, peinados, maquillaje….

Internet está plagado de vídeos o DIY sobre este tema donde podemos encontrar trucos, ideas, o simplemente el conocimiento sobre un estilo.

Me he animado a dar mi pequeño toque personal al respecto gracias a vuestra petición. Intentaré argumentarlo con un poco de historia, entender el porqué, qué hacía que las mujeres (y también hombres) optaran por un determinado aspecto.

Por otro lado, conseguiremos el estilo que buscamos sin necesidad de invertir mucho y descubriremos cómo se puede vestir con un look retro con prendas actuales, simplemente la combinación o algún detalle hará que pases de una imagen super actual a conseguir ese toque que buscamos para una cena temática, actuación o porque queremos emular otra época, por la razón que sea, sin sentirse “disfrazada”.

faces
Linda Xelda faces

Bienvenidos a historias con estilo.

L.X.